• DosOrillasCultura_Àngels Queralt

ARCHIVO se ha podido ver en el Festival TNT en Terrassa 2020

Ir al teatro no solo es asistir a una representación, es también ser público y sentirse público. En la instalación teatral e inmersiva Archivo, el colectivo proveniente de las artes visuales Serrucho pone acento en las complicidades implícitas en cualquier acto de presencia colectiva. Un público comparte espacio, aire, experiencia. Esa sensación de que estábamos ahí, tu y yo y el resto, y nadie más. No como receptores pasivos y separados, sino como agentes entrelazados, co-creadores de un momento irrepetible.




Cuando pensamos en un archivo, en nuestro imaginario aparecen todo tipo de referentes: habitaciones mal iluminadas y techos altos, llenas hasta los topes de estanterías con cajas, papeleo, polvo. Un archivo es un lugar -cualquier lugar- donde las cosas sobreviven. También podemos ver nuestro cuerpo como un archivo de sensaciones, de huellas físicas y emocionales a partir de la cuales pensamos el mundo que nos rodea. O, como nos enseña la filosofía Zen: cada hoja de papel como un archivo de supervivencias donde se encuentran el árbol que lo precedió, el sol y la lluvia que lo hicieron crecer, el leñador que serró el tronco y el trigo que dio lugar al pan de su desayuno. Y así, todo.


En Archivo, el público se convierte en espectador y protagonista de un sistema similar de complejidades. Guiados a través de unos auriculares, cada cajón inspeccionado cerrará o abrirá otro, y cada acción individual afectará la experiencia de los otros. Un recordatorio muy pertinente ante los retos que el presente nos impone, desde la gestión de la pandemia al reconocimiento de racismo institucionalizado en las sociedades de occidente: dependemos de los otros para sobrevivir. Y no se puede dividir la realidad en cajitas.



ORIOL PUIG TAULÉ ha dicho de nosotros esto en EL NUVOL:

El meu dissabte va acabar visitant l’Archivo que han imaginat el col·lectiu d’artistesSerrucho. A l’espai de l’Ateneu Candela (molt interessant), ens trobem amb un tòtem fet d’arxivadors, com un cub gegat de dades. A nosaltres, espectadors/actants, ens proporcionen bates de feinejar. A Can Núvol som molt fans dels arxius, i aquest espectacle instal·latiu (o instal·lació performativa) ens fa obrir calaixos que contenen mil tresors amagats. L’arxiu, el registre i l’absurditat de tot plegat conflueixen en una peça per a quatre espectadors que creiem que podria evolucionar en una cosa més gran. Exigim més calaixos. Volem més arxipèlags per descobrir.


VAMOS A SEGUIR ARCHIVANDO ;-)

11 vistas